Escapar de nuestras vidas digitales se ha convertido en una misión prácticamente imposible. Cada vez son más las tecnologías que compiten por nuestros datos, y este pulso constante no finaliza cuando ya no estamos…

A nadie le gusta pensar eso pero el manejo de la huella digital se está volviendo inevitable.

Taubert recuerda “una larga conversación” con un jóven en fase terminal que “creo mensajes para sus hijos para cuando él ya no estuviera” y una docena de videos. Cada vez son más los debates online sobre lo que la gente espera o quiere que suceda al final de sus vidas., cuenta BBC Mundo Mark, director clínico y consultor  en medicina paliativa del Velindre NHS.,

Fuente:  El universal