Estas navidades el RGPD acaba con los deseos colgados del árbol de navidad. Todos los años los niños han colgado en el árbol de Navidad su lista de deseos, como puede ser, quiero ser bombero, alcalde, y en base a ellos el colegio, o el consejo de la ciudad (como hacen en Alemania) organizan actividades educativas y culturales. Se organizaban visitas, regalaban libros…

En definitiva, acercaban los sueños a los pequeños.

La lista de deseos es un punto imprescindible para los niños, para sus objetivos y lograr sus metas, tanto es así que se llegan a escribir cada año 4000 listas de deseos, (en el caso de Alemania).

Sin embargo, esto se ha acabado. Debido a la Nueva normativa Europea de Protección de Datos las listas de deseos quedarán guardadas en los sueños de cada uno.

El reglamento de Protección de Datos que entró en vigor en la UE este 25 de mayo tiene como objetivo crear un marco legal único para manejar los datos en Europa.

Considera que quienes recopilan datos de clientes o usuarios deben tener más responsabilidad, teniendo en cuenta que solo se pueden recopilar datos personales, como nombre, teléfono, dirección, correo… Siempre que las personas involucradas den su consentimiento de manera explícita.

¿Y si se pide la autorización al tutor legal?

Para cualquier tipo de actividad que suponga el uso de datos personales es imprescindible el consentimiento del tutor legal. No obstante ¿Hasta qué punto interesa que se realice todo el papeleo para una actividad?

Sin embargo en el caso de la lista de deseos, el papeleo debajo del árbol no sería lo peor. El problema surge en el caso de que haya una denuncia. Si hay una denuncia es una infracción grave del Reglamento de Protección de Datos, que está penalizado con importantes multas.

Entonces, ¿Se pueden recopilar datos de menores?

Sí, se pueden recabar estos datos bajo algunas directrices a tener en cuenta:

  • Grado de madurez al que nos enfrentamos
  • Capacidad de comprensión
  • Consecuencias de introducir sus datos personales.
  • Capacidad de entender la información que se les pide.
  • Los datos de los menores no se consideran datos sensibles pero se les da una especial protección en el considerando 38 del Reglamento Europeo 2016/679, donde así lo recoge:

“Los niños merecen una protección específica de sus datos personales, ya que pueden ser menos conscientes de los riesgos, consecuencias, garantías y derechos concernientes al tratamiento de datos personales. Dicha protección específica debe aplicarse en particular, a la utilización de datos personales de niños con fines de mercadotecnia o elaboración de perfiles de personalidad o de usuario, y a la obtención de datos personales relativos a niños cuando se utilicen servicios ofrecidos directamente a un niño. El consentimiento del titular de la patria potestad o tutela no debe ser necesario en el contexto de los servicios preventivos o de asesoramiento ofrecidos directamente a los niños.”