Hasta ahora, las empresas se habían centrado en obtener la información de los clientes sin tener muy en cuenta cómo eliminarla a petición del interesado.

Las nuevas directrices del RGPD establecen que los clientes puedan decidir si desean que su información personal sea completamente eliminada del sistema de la empresa.

Y debes responder a la solicitud en un máximo de 30 días. Esto significa que tendrás que adaptar tu entidad para especificar qué clientes quieren ejercitar su derecho al olvido.

Fuente: Ayuda Ley protección de datos