Hemos conocido hace unos días el ataque informático sufrido por Facebook por el cuál accedieron a los datos personales de millones de usuarios.

¿Qué supone un robo de estas características?

¿Dónde pueden acabar los datos robados en redes sociales o cuentas bancarias?

Uno de los destinos más probables es la Internet oscura.

¿Sabes cuál es el precio de los datos personales vendidos en la Dark Web? Te sorprenderá.

Hacerse con los datos de una persona en Internet apenas cuesta 850 euros.

Sí, has oído bien.

Tu identidad personal vale menos de 1.000 €.

Los lugares donde más sesiones iniciamos y, que si acceden a esos datos, pueden acceder al perfil completo de cualquier persona son: redes sociales, bancos, Netflix, Amazon, etc.

Fuente:  Ayuda ley protección de datos