Los motores de búsqueda tienen que aceptar como norma las solicitudes de derecho al olvido en caso de publicaciones que lleven a páginas de Internet donde se hayan tratado datos sensibles de cualquier usuario. El Abogado General de la Unión Europea propone que la Justicia europea en sus conclusiones amplíe la prohibición de tratar datos pertenecientes a ciertas categorías especiales impuesta a los demás responsables del tratamiento también a las actividades de los gestores de motores de búsqueda.

En sus conclusiones, apuesta por que el Tribunal de Justicia en su futura sentencia determine que, cuando el gestor de un motor de búsqueda recibe una solicitud para llevar a cabo el derecho al olvidocuando se hayan publicado datos sensibles del usuario, el motor de búsqueda, en este caso Google, lleve a cabo una ponderación entre el derecho al respeto de la vida privada y el derecho a la protección de datos y, por otro lado, el derecho del público al acceso a la información de que se trate y el derecho a la libertad de expresión de aquel de quien emana la información.

Fuente: 5 días